Deféndamos nuestras instituciones democráticas.

No seré yo quién diga lo bueno que está esto con lo mal que se podría poner. Soy de los que piensa, si sabemos cómo van a acontecer las cosas, pongámonos a trabajar ya para evitar lo que se supone que se nos puede venir encima. Defendamos nuestra carta magna y todo lo que de ella demana. Que se utilice el poder para quitarnos todo aquello que ha costado mantener, que nadie resquebraje nuestras instituciones, desde la constitución de la V legislatura hace ya cuarenta años se mantienen fuertes y son ejemplos para muchos países. Como demócrata acepto los resultados, aunque no me gusten, pero que jamás vayan en contra de los intereses generales.

Por tanto, y sin caer en el pesimismo, mantengámonos firmes, erguidos y unidos para lo que se avecina, que es solo defender, como ya he dicho, lo que tanto nos ha costado.